Mi historia con el acné y lo que aprendí de él.

Escrito por Maria Jose Zazueta el

En el mundo del skincare y el maquillaje, el acné siempre es visto como algo que se tiene que tapar, o algo a lo que se le presentan soluciones rápidas con productos milagrosos. Lo que no te cuentan es que aunque es algo tratable, necesitas tener muchísima paciencia en tu proceso.

En mi experiencia, el acné no solo afecta tu físico, sino que también existen demasiados factores que entran en este proceso como por ejemplo, el autoestima. Se puede decir que el journey de una persona con acné, es algo físico, emocional y mental. Sin embargo la mayoría de información que conocemos son únicamente los efectos físicos que éste tiene.

Historia con acné

Desde que tenía 15 años mi piel empezó a tener una transformación muy grande: a esta edad siempre tenía granitos en la zona T y la verdad el skincare no era parte de mi vida en ese entonces. No solo esto, pero todxs experimentamos una revolución hormonal a esta edad, lo que afectó mi cutis aún más.

Cuando mi acné se empezó a hacer más severo acudí con unx ginecologux y me diagnosticaron SOP o síndrome de ovario poliquístico, así que, antes de concentrarme en eliminar mi acné, tuve que estar en tratamiento para regular todo mi cuerpo.

Este semestre en el que me medicaron por SOP, me fui de intercambio a Corea y fue cuando conocí el mundo del skincare. Comencé a reconocer algunos ingredientes y a crear una rutina que seguía rigurosamente, lo que hizo que mi piel mejorara bastante. Sin embargo cuando regresé a México, aunque mantuve mi rutina, mi piel de nuevo empezó a presentar brotes pero ahora fueron mucho más severos.

Fue aquí cuando mi dermatologux me recetó medicamentos de acuerdo a lo que necesitaba y esto finalmente me ayudó a sanar mi piel. El tratamiento fue bastante intenso y el proceso es un poco largo, por lo que tuve que tener demasiada paciencia para poder notar resultados en mi piel.

Historia con acné

Este proceso me ha tomado años y creo que hoy en día finalmente tengo una buena relación con mi piel, con todo y mis cicatrices y marquitas. Todos estos años de estar tratando mi piel y experimentando con qué le funcionaba y qué no me han ayudado a tener paciencia con muchos otros procesos en mi vida y también me ayudó a darme cuenta que soy mucho más que mi piel y cómo se ve.
Mis aprendizajes gracias al acné
  • La cura del acné no está en solo lavarte la cara o utilizar algún producto en específico. Es algo mucho más grande y, normalmente, la higiene no tiene nada que ver.
  • La paciencia es la clave del proceso de mejora de tu carita, para un resultado a largo plazo necesitamos mucho tiempo y consistencia.
  • La respuesta no está en internet, si es posible acude a un especialista que les pueda dar una rutina o un medicamento que pueda ayudar con tu proceso.
  • El proceso no es lineal, puede que en algunos meses tu carita se vea súper bien y al otro tengas algunos brotes, pero, como siempre, ¡la paciencia es la clave!
  • Para las personas que no han tenido acné, cuiden mucho cómo se expresan de sus brotes o de los pequeños granitos que pueden llegar a tener, ya que como mencione anteriormente, este es un proceso difícil tanto física cómo emocionalmente para quienes padecemos de un acné grave.
  • Por último pero no menos importante, eres mucho más que tu piel, en lo personal el acné me enseñó a quererme mucho, a cuidarme externa e internamente y a apreciar mi cuerpo en todas sus etapas <3

Mis productos favoritos para mantener mi piel durante y después de mi tratamiento:

*Este post no sustituye la asesoría con un dermatólogo. Es una introducción al tema y únicamente para propósitos informativos.

← Primeros Post



Deja un comentario